viernes, 30 de marzo de 2012

La alimentación del Perico Australiano.


Los periquitos se alimentan principalmente de alpiste y mijo, en las tiendas venden comida preparada para ellos. De vez en cuando, en días alternos les podemos colocar una hojita de lechuga bien lavada para eliminar posibles restos de pesticidas y secada (y si la sacamos fría de la nevera, esperar un tiempo antes de dársela al pájaro), a ellos les encanta y la devorarán enseguida, a más periquitos más lechuga.

Esta vendría a ser la alimentación básica aunque como buenos cuidadores de nuestros periquitos debemos complementarles su dieta.
La fruta les encanta, así que puedes darle casi todo lo que se te ocurra, pero tenemos que tener en cuenta que hay fruta más beneficiosa para ellos y otra que les es más perjudicial e incluso venenosa.
La fruta como la manzana, la pera, o la sandía es buena para ellos, también les puedes dar arándanos, cerezas, fresas, mandarinas, melocotones, melón, naranjas, piñas, plátanos o uvas. No todos los periquitos se las comen ni saben que son comestibles, pero si son curiosos no tardarán en acercarse a investigar y como todo lo pican comprobarán que está bueno y ya no podrá dejar de comer la fruta que le vayamos poniendo.

De vez en cuando podemos regalar a nuestro perico un pequeño capricho, por ejemplo en forma de panizo o lechuga, pero hay muchas más opciones.


 
En cuanto a las verduras, acelgas, apio, berenjenas, espinacas, guisantes, hinojo, mazorcas frescas de maíz, pepino y zanahorias son aptas para ellos. Y cómo no, la estrella de las verduras: la lechuga. En verano se las podemos dar humedecidas y todavía las disfrutarán más al poder restregarse contra ellas para estar fresquitos antes de comérsela. 
Las frutas y verduras hay que lavarlas bien antes de dejar que nuestros periquitos las coman. Evidentemente si las sacamos del frigorífico hay que esperar a que adquieran temperatura ambiente.
También tenemos el panizo, que es simplemente mijo en rama, les gusta mucho y lo devoran en un abrir y cerrar de ojos, eso sí, es bastante calórico y por lo tanto hay que proporcionárselo a nuestra ave con prudencia, lo bueno es que es bastante barato. En el mercado existen unas barritas que se enganchan en los barrotes de la jaula que contiene comida prensada junto con vitaminas, miel y frutas, son más caras pero también se la comen, eso sí, no todos adivinan que esa "cosa" se puede comer. Estas barritas no se encuentran en su hábitat natural y vendrían a ser una golosina como lo podría ser para nosotros un trozo de chocolate o un producto de bollería, por lo tanto tampoco hay que abusar de las barritas, si queremos dársela como capricho, una barrita cada dos-tres semanas por periquito es lo ideal.
Por último están los minerales, en cualquier tienda de animales podemos adquirir un hueso de sepia o jibia, una piedra de calcio o grit. El hueso de sepia y la piedra de calcio no deberían de faltar en la jaula, les servirá para hacer acopio de minerales y para limarse el pico. El grit es arena gruesa con trocitos enteros de concha y pequeñas piedras, les ayuda a hacer la digestión ya que los periquitos no tienen dientes. Se coloca en un comedero distinto al de su comida habitual y se deja a libre disposición del ave.
Resumiendo, lo principal que deben tener siempre es alpiste y agua, el agua muy importante, es preferible que falte el alimento al agua, que debe cambiarse frecuentemente. Y en días alternos les daremos una hojita de lechuga y fruta, si queremos podemos comprarles alguna barrita, panizo y jibia. Son animales fáciles de alimentar, pero a los que les encanta una dieta variada.
Fruta, verdura y diarrea.
La comida habitual de nuestro periquito es el alpiste, el cual apenas contiene agua, todo lo contrario que la fruta y la verdura que son muy ricas en agua, además de la que nosotros añadimos al lavarlas, con lo que un consumo excesivo puede hacer que las heces sean más acuosas, por eso es recomendable no dejar muy húmedas las hojas después de enjuagarlas. Esto es normal y no debemos preocuparnos, su metabolismo se regulará el solo en no mucho tiempo.
Que no debo darles:No les daremos restos de nuestra comida, ni alimento que no sea el suyo propio, si que podemos hacer experimentos con la fruta para comprobar cual le gusta más, pero ya está, fuera de eso, mejor nos abstenemos.
Hay que tener mucho cuidado de no darles las siguientes frutas y verduras: dátiles, pomelos, ciruelos, limones, aguacate, maracuyas, patatas, alubias, judías, cebollas y perejil.
Consejo:Sí, recuerda que si tus periquitos no te comen alguna fruta puede ser porque no sepan que es comestible. Si son muy jóvenes probablemente nunca hayan comido nada distinto al alpiste y se mostrarán al principio muy recelosos. Si en la jaula ya hay un ejemplar adulto que come de todo, los jóvenes lo imitarán.
Les puedes hacer a tus periquitos una macedonia de frutas y verduras, ¡seguro que les encanta!
Por último procura proporcionarle una dieta variada y no tendrás problemas. Todo lo que sea abusar es negativo para nuestras mascotas, sólo tú decides la frecuencia con la que les das todas esas golosinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada